El año pasado al llegar de un viaje misionero muy intenso, tras dos meses de estar fuera, regresé a España un poco cansada y algo enferma. Me acosté  apenas llegué a casa para recuperar fuerzas. Pasó un breve tiempo y de pronto...