Desde el siglo IX (noveno) la comunidad cristiana ha usado esta oración para invocar la luz y fuera del Espíritu Santo en grandes ocasiones.

 

Hoy Hermana Glenda le pone música, voz y acento latinoamericano a esta hermosa plegaria.

 

Su interpretación y belleza no te dejará indiferente, sino que tocará tu corazón por dentro, para que tú también le invoques diciendo: ¡Ven Espíritu Divino!